Inicio > ORGANISMOS INTERNACIONALES: ¿Defensa o boicot de los derechos humanos?

ORGANISMOS INTERNACIONALES: ¿Defensa o boicot de los derechos humanos?

14/10/2003 

El imperialismo no conoce límites a su dominio y a su ámbito de influencia: todos los ámbitos de la vida institucional y privada se ven acosados por su poder que va desde la persuasión mediante el consumo hasta la coacción directa. Si su control de los poderes económico y político es evidente, cada vez lo es más su dominio cultural mediante su monopolio de los Medios de Comunicación y la cada vez más acusada injerencia de las multinacionales en los sistemas educativos.

ORGANISMOS INTERNACIONALES: ¿Defensa o boicot de los derechos humanos?

Javier Marijuán. Abogado

¿Es cierto que los organismos internacionales están intentado la implantación de los derechos humanos? ¿Los acuerdos a que llegan pueden abrir esa vía?

El final del siglo XX se torna lleno de incertidumbres ya que nos encaminamos a unas nuevas formas de organización mundial muy diferentes a las que hemos conocido hasta ahora a través de los Estados, las democracias parlamentarias, las leyes, etc.


1.- LA RETÓRICA DE LOS ORGANISMOS INTERNACIONALES

El imperialismo actual es eficiente para los problemas de los poderosos. Sin embargo, en los problemas de los empobrecidos es claramente ONÚtil, retórica pura.

A diferencia de la sociedad, el poder tiende a organizarse de manera permanente y con una eficacia inaudita. Hoy podemos ver como el mundo de la economía se halla inmerso en un mar de fusiones y alianzas que va entretejiendo un inmenso nudo de intereses económicos entrelazados por todo el planeta. Ya no existen aspectos de la vida humana que no se hallen controlados por este tipo de intereses entrelazados a nivel mundial.

La organización en que se halla inmersa el mundo tiene dos caracteres fundamentales: por una parte los intereses, especialmente los económicos, de los grandes tienen un enorme poder creador y son capaces de encontrar rápidamente soluciones a sus problemas y obstáculos. Son eficientes. En cambio, aquellos foros en los que se hallan representados los intereses generales, o por lo menos, se hallan sentados todos los países, están atacados por la más absoluta ineficacia. Las inversiones, el comercio, la transferencia tecnológica, etc., encuentran rápidamente protección a través de la organización que sea; los derechos humanos, el desarrollo, el desarme y las misiones de paz corren a cargo de organizaciones burocráticas, lentas y corrompidas.


A) ORGANISMOS POLÍTICOS

El ejemplo paradigmático de esta realidad es el grupo de organizaciones internacionales que gira en torno a la ONU. La ONU, continuadora del sueño de la Sociedad de Naciones, nace en medio de una brutal lucha por el poder entre los grandes. Las conclusiones a que podemos sacar acerca de este organismo en el que están representados casi todos los países de la tierra (curiosamente una organización como la FIFA agrupa a más países que la ONU) pasado el cincuentenario de su existencia son las siguientes:

a) La estructura antidemocrática con la que nació sigue condicionando enormemente su funcionamiento. No hay más que observar las diferencias existentes entre órganos como la Asamblea General en la que todos los países están representados y el Consejo de Seguridad en el que 5 países tienen el derecho de veto o la inutilidad de un Tribunal como es la Corte Internacional de Justicia que emite 2 sentencias por año, etc.

b) La situación de bancarrota que hacen de este organismo rehén de los grandes Estados deudores.

c) El cáncer burocrático amenaza metástasis. Ya hay organismos que gastan el 80% de su presupuesto en mantener su sede.

La conclusión más relevante que podemos sacar del conglomerado de instituciones de Naciones Unidas es su terrible ineficacia que ha quedado demostrada en sus principales objetivos como son el mantenimiento de la paz, los derechos humanos, el desarrollo de los pueblos... Las aspiraciones de los países pobres como la implantación de un Nuevo Orden Económico Internacional o un Nuevo Orden Informativo han acabado en meras declaraciones programáticas.


B) ORGANISMOS ECONÓMICOS.

En los años 40, además del aparato político empezó el aparato económico a organizarse con mayores garantías de eficacia… para los grandes. El capitalismo organizado empieza con el FMI y el BM. Estos organismos son todavía más antidemocráticos que los anteriores. En ellos se da el voto en función de la aportación económica; como si nuestro número de votos dependiera de nuestra cuenta bancaria.

Estos organismos no entienden para nada de soberanías nacionales y garantías democráticas. Su poder se proyecta en el interior de los Estados, deterioran la democracia y han sido los principales culpables de la enorme concentración de riqueza que existe en el mundo. Marcan directrices políticas como la política antinatalista imperante en el mundo. Colaboran a que todo el aparato financiero del mundo esté fuera de toda ley. Esto lo ha tenido que asumir la Unión Europea con su Banco Central.


2.- EL ROSTRO DETRÁS DE LA CARETA: LAS MULTINACIONALES

El poder más relevante en nuestra época lo ostentan las Empresas Multinacionales. Este fenómeno estriba en una característica fundamental: no reconocen otro poder en la tierra porque su poder se ha construido eliminando a todos sus enemigos potenciales: el Derecho Internacional, los sindicatos, el comunismo, los Estados… llegando a invadir la conciencia de las personas.

En un país como España esto lo podemos ver todos los días. Las Multinacionales invierten en publicidad el doble de lo que el Estado gasta en educación; Suárez se tuvo que salir de un Consejo de Ministros para saludar a Rockefeller; Pujol llegó a decir: “O multinacionales o camareros”. Todos se inclinan ante su poder. Tenía razón el obispo que en el Sínodo de Roma de 1971 dijo de las Multinacionales: “éstas no se sientan en la ONU”.

El primer poder de la tierra no está sujeto a reglamentación alguna lo cual hace que queden inmunes a cualquier intento de disminuir su poder mediante, reglamentaciones, nacionalizaciones, fiscalidad, etc. Ha sido ese progresivo deslizamiento hacia una autonomía plena lo que ha ido generando la verdadera trama de poder existente en el mundo. La creciente coordinación de Multinacionales en sectores estratégicos es un hecho. Lo podemos ver en casos como:

* La ERT: la patronal europea que en los años 80 inicia la construcción europea con 40 miembros únicamente (Fiat, Volvo y Philips como principales impulsores). Diseñan las políticas a seguir y se han infiltrado en los organismos más relevantes de la UE. Sus informes son los inicios de las políticas europeas en todos sus pasos: ingreso de nuevos países, educación, transporte, empleo, ecología, infraestructuras, mercado único, moneda común, cooperación al desarrollo, etc. Disponen de los altavoces de los principales periódicos europeos para exponer sus puntos de vista a la opinión pública.

* Consejo Empresarial para el Desarrollo Sostenible: las principales Multinacionales de la química elaboran políticas y reglamentaciones medioambientales desde el punto de vista neoliberal. Protagonizan las Cumbres sobre el clima, cumbre de Río, etc.

* La presidencia de cumbres preparatorias de la Cumbre del Cairo sobre demografía estuvieron al amparo de la Federación Internacional de Planificación Familiar (conectada con el organismo correspondiente de la ONU, las ONG´s que tratan el tema y la galaxia de fundaciones sobre el tema).

* Promoción de Clubs de selectos, los grandes lobbies internacionales: G-7 que opera desde los años 70, diplomacia selecta, sin procedimientos públicos, fuera de todo cauce representativo, sin agenda previa ni burocracia que controla los grandes acontecimientos del mundo: reuniones del FMI, BM, etc; la OCDE que reglamenta las economías mundiales de los 29 países más poderosos de la tierra, los Clubs de los 24 (ayuda al Este), de Londres (armamento nuclear), de París (deuda externa), etc. Hablan de globalización excluyendo a la mayoría del mundo.

*Inspiración de poderes en la sombra: Council on Foreign Affairs (inspira la estrategia USA en la II G.M), Instituto Atlántico (brazo político de la OTAN), Club de Bildeberg (para la guerra fría) y Trilateral (elabora las agendas del G-7).

* Financiando grandes altavoces de la Opinión Pública como el Club de Roma desde 1968. Este Club de notables, nacido en el entorno del Instituto Tecnológico de Massachusetts, emite informes subvencionados por Multinacionales con el fin de divulgar el pensamiento del sistema sobre la demografía, el tercer mundo, la globalización, etc. Desde una visión aparentemente progresista de la vida se esconde una mentalidad tecnocrática y autoritaria. Algunos de sus informes han sido grandes fiascos pero con un impacto demoledor en la Opinión Pública.



3.- MULTINACIONALES Y ORGANISMOS. TANDEM CONTRA LOS EMPOBRECIDOS

Dentro de este clima de tinieblas y oscuridad podemos ver por encima los últimos acuerdos más importantes que se han firmado en la esfera internacional donde se ve muy claramente la compenetración Estados-Multinacionales

A) LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DEL COMERCIO

El GATT empezó por querer regular el comercio mundial pero acabó fuertemente conectado con los organismos financieros. Al final se ha impuesto un acuerdo que reglamenta la propiedad intelectual, patentes sobre la vida, el comercio de la tecnología, etc., en clave autoritaria y fuertemente centralizada.

La firma de su acuerdo ha sido el escándalo más sonado que se recuerda en el Derecho Internacional: las negociaciones entre UE-USA acaban el 14-12-93 y el 15 acababa el plazo dado por el Congreso americano para aprobarlo por lo que sólo hubo 24 horas para que el resto de los países lo aprueben; en España se aprueba por unanimidad a través del procedimiento de urgencia en el Parlamento.

Contiene un estremecedor artículo 27 en el que se declara materia patentable las patentes sobre la vida (microorganismos y obtenciones vegetales) porque la biotecnología es uno de los grandes yacimientos de riqueza del futuro y así se ensancha la brecha de la desigualdad para el futuro; no hay acuerdo sobre su naturaleza jurídica ya que hay Estados que han firmado un tratado y otros un acuerdo; se permiten represalias económicas a los países, etc.

En definitiva, los Estados firmaron un acuerdo que no pudieron elaborar. El ministro francés de comercio se quejó que en las deliberaciones no podían ni levantar la mano para pedir la palabra. La respuesta estuvo en el Tercer Mundo a las puertas de sus parlamentos.


B) ACUERDO MUNDIAL DE INVERSIONES

El AMI ha seguido la misma tónica. Es un acuerdo perfilado en un 90% dentro de la OCDE (29 países) para acabar de imponerlo al resto de países que lo que viene a hacer es acabar de eliminar cualquier vestigio de control y barreras a la movilidad de capitales.

Todo tratado establece derechos y obligaciones para las partes; aunque suene surrealista, frecuentemente los derechos son para una parte y las obligaciones para otra. En este solo existen derechos para las multinacionales y obligaciones para los Estados. Y esto, durante veinte años; tiempo habrá de reanudar contrato.

Su filosofía es garantizar el derecho absoluto de un inversor extranjero a invertir en cualquier país en cualquier sector y estando el Estado receptor obligado a garantizar a la EMN a indemnizar o compensar si alguna política o acción estatal afecta a la rentabilidad de la inversión (medida fiscal, medioambiental, legislación laboral, defensa del consumidor, huelgas, etc.).

Es un paso más en la configuración antidemocrática del mundo porque ya no se trata de que estemos ante estado democráticos y una sociedad internacional imperial, sino que ésta acaba haciendo recortes en la democracia de los Estados. El presidente de la OMC lo llamaba “Constitución de una economía mundial unificada”, pero se callaba lo dictatorial que es.

Al ser un tratado internacional se superpone a las leyes internas y además incluye algo muy peligroso: la obligatoriedad de un arbitraje en caso de litigio. Este árbitro todavía no existe en materia de derechos humanos, genocidio, etc. Además este acuerdo se carga toda la normativa internacional aprobada en 1974 en la ONU en la Carta de Derechos y Deberes Económicos de los Estados en el que se establece que “cada nación tiene el derecho inalienable de regular las inversiones extranjeras y ejercer su control sobre estas inversiones”. Una vez más, una cosa es la realidad y otra la retórica.


4.- EL IMPERIALISMO ES DINÁMICO Y GLOBALIZADOR PORQUE SU IDEOLOGÍA ES DEPREDADORA

El imperialismo no conoce límites a su dominio y a su ámbito de influencia: todos los ámbitos de la vida institucional y privada se ven acosados por su poder que va desde la persuasión mediante el consumo hasta la coacción directa. Si su control de los poderes económico y político es evidente, cada vez lo es más su dominio cultural mediante su monopolio de los Medios de Comunicación y la cada vez más acusada injerencia de las multinacionales en los sistemas educativos.

A) EL PODER IMPERIALISTA QUIERE DOMINARLO TODO.

Su ímpetu globalizador hace que caigan bajo su influencia aspectos de la vida que era impensable hace poco tiempo que pudieran ser objeto de negocio como es la biotecnología, ecología, etc. También asistimos a una creciente intervención del imperialismo en la orientación religiosa de la sociedad mediante el fomento de las sectas o de religiosidad espiritualista.

Igualmente la economía se ha contagiado de la mentalidad depredadora. Abierta la espita de la especulación financiera ya no hay forma de frenarla ni controlarla, ni siquiera por parte de los Estados, ya que la mayor parte de los activos financieros están en manos privadas. Todas las grandes fortunas de los últimos tiempos se deben a la especulación.

B) EL PODER IMPERIALISTA EN LOS ORGANISMOS

Frente a una Organizaciones Internacionales convencionales que, aun lentas y burocráticas, respetaban la soberanía estatal, hoy se ha perdido todo el recato de respeto a la legalidad y a las normas clásicas del Derecho Internacional. Los intereses económicos de los fuertes se protegen y expanden por vías de hecho sin importar las consecuencias.

Las respuestas de los Estados han venido por las integraciones regionales. No hay país en el mundo que no esté en un proceso de integración regional en sus diferentes áreas y aun con superposiciones. Pero no son una respuesta a este poder imperialista porque acaban siendo mercados para las Multinacionales. En el fondo son ampliaciones de las esferas de poder de los grandes y ni que decir tiene que los procesos regionales del integración del Tercer Mundo apenas tienen relevancia

5.- CONCLUSIÓN

Los organismos internacionales no son esperanza para los pobres. Son una pieza más del imperialismo actual. Los pueblos son los sujetos de los avances de la historia. Este imperialismo vive dos serias amenazas a su continuidad.

Por una parte, como en otros Imperios, la corrupción, hoy generalizada, puede acabar con el sistema porque algo tan inhumano no puede sobrevivir mucho tiempo. Por otra, la sociedad. Los pueblos, los empobrecidos, asociaciones de todo tipo levantan su voz frente al cinismo de este juego perverso, de esta estructura que forman multinacionales, poderes políticos y organismos internacionales. Nunca el espíritu de lucha ha sido tan necesario.

Imprimir artículo