Inicio > ENTREVISTA a CESAR VIDAL sobre la MASONERIA

ENTREVISTA a CESAR VIDAL sobre la MASONERIA

27/01/2005 

Ya lo dijo hace unos meses: «Las reformas de España hay que buscarlas tras la escuadra y el compás». Y es que César Vidal lleva tiempo indagando en la masonería. Ahora acaba de publicar «Los masones».



César Vidal quiso destacar este jueves en la presentación del libro la "enorme implicación de los masones en hechos como la desaparición del imperio español y la trayectoria del socialismo". "Los Masones", editado por Planeta, nace con la intención de eliminar, según afirmó Vidal, la "leyenda rosada" que en los últimos años ha defendido los "valores filantrópicos y las causas nobles" de los masones que "siempre fueron una sociedad secreta e iniciática, basada en la cosmovisión, en la ayuda fraternal y en visiones antiguas de la realidad".

Desde los "Illuminati" y el ocultismo, pasando por su desarrollo en Francia, hasta su vinculación con el mormonismo y la ciencia cristiana: ningún momento parece escapar a la mirada particular del autor, que se mostró también rotundo al hablar del "papel claro de la masonería en la Revolución francesa y las revoluciones europeas del siglo XIX, así como en la Internacional Socialista". "Con el alzamiento del Frente Nacional, esta sociedad secreta recibió un mazazo espectacular", afirmó Vidal al referirse a España, que en su libro pone especial acento en "la responsabilidad masónica en algunas de las checas más crueles de Madrid durante la Guerra Civil", influencia que "tras la contienda, no tardó en disolverse como un azucarillo".

A la pregunta de si son ciertos los rumores de que los masones rechazaron la entrada del propio Franco en la sociedad masónica, el autor dijo que su "sensación es que esas afirmaciones son legendarias", ya que Franco "culpó siempre a los masones de gran parte de los desastres de España, como la pérdida del imperio a finales del XIX". "La historia del peso de los masones en el PSOE, antes y después de la Transición, está aún por escribir ya que no hay perspectiva histórica ni documentación disponible", recalcó Vidal.

El escritor reflexiona en el último capítulo de la obra acerca de que significaría un futuro dominado por la masonería, y en su opinión, entre otras cosas, "supondría un recorte de libertades para aquellos que no comulguen con un sistema laico". En concreto, en el ámbito de la Unión Europea, "que el padre del proyecto de la Constitución Europea, Giscard d´Estaing, fuera masón influye en que ésta se base en un modelo no democrático donde la Iglesia y las sociedades filosóficas no están sujetas a una legislación".





Entrevista a César Vidal, periodista y escritor

«Lo MASÓNICO del PSOE ES su DISCURSO RANCIO y ANTICLERICAL»

Ya lo dijo hace unos meses: «Las reformas de España hay que buscarlas tras la escuadra y el compás». Y es que César Vidal lleva tiempo indagando en la masonería. Ahora acaba de publicar «Los masones».


Por José Joaquín Iriarte
La Razón
26-01-2005


Madrid- Para César Vidal, historiador y nueva estrella de la radio, que acaba de publicar un libro sobre los masones, «la mayor influencia de la masonería en el PSOE está en su discurso rancio y anticlerical, que tanto le gusta a Zapatero». «Saltan a la vista –añade– los paralelos del sectarismo actual de la izquierda con la masonería en su antropología y su laicismo beligerante.

Vidal está en la cresta de la ola. Dirige el programa «La linterna», en la COPE, participa en una tertulia de Antena 3 y ha publicado en los últimos años varios libros. Nada menos que sesenta. El día 20 se puso a la venta su último libro «Los masones» (Planeta) –sin presentación de discursos ni canapés– y «ya se ha vendido la primera edición con 15.000 ejemplares», comenta con satisfacción. La masonería es un tema que encandila por el halo que siempre ha tenido de misterio y de secretismo y, para los católicos, por el temor de que siga siendo una representación humana del mismísimo diablo.

–Para que pueda entenderlo todo el mundo y en dos palabras, ¿qué es la masonería?
–Pues, casi citando textualmente a un masón reconocido como Christian Jacq, es una sociedad secreta, que hunde sus raíces en el paganismo, que pretende transmitir una «gnosis» oculta, y que desea la influencia social gracias a la colaboración entre sus miembros. Eso es la masonería.

–¿Actualmente sus logias secretas y sus procedimientos han perdido radicalidad?
–La verdad es que cuesta mucho creer eso teniendo en cuenta su peso en asociaciones como la Internacional Socialista o su clarísima influencia en la redacción de la Constitución Europea.


Gran influencia política.

–La Congregación de la Doctrina de la Fe, ex Santo Oficio, recordó en el año 1983 la prohibición de que los católicos se asocien a dicha institución. ¿A qué atribuye usted esa determinación tan poco frecuente en la Iglesia católica?
–Las razones de esa decisión de la Congregación para la Doctrina de la Fe –que se remontan nada menos que a la aparición de la masonería en el siglo XVIII– son, fundamentalmente, teológicas. Por más que las logias masónicas lo digan e insistan en ello, no se puede ser cristiano y, a la vez, abrazar la cosmovisión pagana de la masonería.

–¿Sigue siendo, entonces, la masonería actual una sociedad secreta como la de sus inicios?
–Por supuesto que sí, aunque los masones prefieren decir que son una «sociedad discreta», en lugar de una sociedad secreta.

–¿Sus miembros son personas influyentes en la sociedad? Recordemos, por ejemplo, el caso de Mario Conde…
–La verdad es que hay de todo. Los hay despistados por la palabrería humanista, aprovechados o buscadores de la gnosis. Y sí, su peso en la política es realmente extraordinario. Sobre todo en países europeos de la talla de Francia, las antiguas colonias africanas y asiáticas francesas o incluso México.

–¿Resulta complicado saber qué personajes públicos pertenecen a alguna de sus logias?
–Desde luego no creo que las logias le den la lista a ningún curioso, siquiera porque está prohibido comunicar quiénes han sido iniciados. Esto es una muestra más de su secretismo. ¿Se imagina usted el revuelo que se montaría si la Iglesia católica o a la Iglesia evangélica ocultasen la identidad de alguno de sus miembros?

–A un católico, si es coherente, se le nota a la legua su fe. ¿Se le notan tan claramente sus ideas a un masón que tienes enfrente, con un vaso de whisky en la mano y en actitud inofensiva?
-No. A no ser, claro, que se lo diga directamente o bien que se lo comunique discretamente con signos secretos que sólo conocen los iniciados.

–¿Los masones siempre son de extracción izquierdista?
–No. Es cierto que históricamente han tenido un peso enorme en el Partido Radical francés o en el PSOE, pero los masones son, por definición, elitistas. Creen que es posible el gobierno del conjunto de la sociedad por un pequeño grupo en la sombra.

–En el Partido Socialista español, ¿Hay masones actualmente?
–Desde luego que sí. Pero, en todo caso, esa cuestión se la podrían explicar con muchos, muchísimos más datos que yo el mismo Felipe González o el actual Gran Maestre del Gran Oriente .

Manipulación informativa.

–El PSOE ha perdido sus señas de identidad ideológicas. Asuntos como la igualdad, el reparto de la riqueza, y otras consignas similares parecen objetivos de otros tiempos. Este giro, ¿está influido de alguna manera por los masones?
–Seguramente; la mayor influencia de la masonería en el PSOE actual se encuentra en ese discurso rancio, rimbombante y anticlerical que tanto le gusta a ZP, cuyo abuelo, dicho sea de paso, era masón.

–¿La presencia invisible de la masonería en nuestro tiempo explicaría el clima de beligerancia contra los católicos?
–No resulta nada fácil determinar todos los ingredientes del sectarismo actual de la izquierda, pero saltan a la vista los paralelos de la actitud del PSOE con la masonería en su antropología, su visión de la sociedad o su laicismo beligerante.
Decir como meros botones de muestra que el Gran Maestre del gran oriente español es el doctor Josep Corominas, diputado del PSOE; que la comisión especial de cinco miembros que consolidó a Felipe González como secretario general del PSOE contaba con tres masones entre sus miembros (uno de ellos futuro presidente del senado) y que el abuelo de Rodríguez Zapatero era masón.


–¿Nota usted la «filosofía» masónica detrás de algún medio de comunicación español?
–Desde luego que sí. La manipulación informativa que emana de algunos medios de comunicación de nuestro país no tiene nada que envidiar a la que propugnaba la «Logia Lautaro», que tanto daño causó a España en América a comienzos del siglo XIX.

–Para usted, tan amante de san Pablo, ¿cómo se puede traducir hoy aquella recomendación suya: «Mirad que nadie os engañe con filosofías y vanas falacias»?
–Las palabras de san Pablo hoy podemos entenderlas como un mandato que está, si cabe, más vigente que nunca. Y mucho más si tenemos en cuenta que algunos aspiran a filósofos y no paran de pronunciar vaciedades y cursilerías.








Fecha publicación: 2005-01-27
Zenit, Veritas

Un historiador protestante revela la influencia de la masonería en la España actual
Según César Vidal es incompatible con la religión cristiana


Para comprender lo que está sucediendo en España hay que tener en cuenta la historia y la realidad actual de la Masonería, concluye una investigación recién publicada por el historiador protestante César Vidal.

Director del programa «La Linterna», de la cadena radiofónica COPE (de la Conferencia Episcopal Española), Vidal acaba de escribir el libro «Los masones: la historia de la sociedad secreta más poderosa» (Planeta).

El volumen afronta, entre otras cosas, la influencia masónica en los acontecimientos más importantes de la historia reciente española, en particular en los últimos meses, desde que en marzo pasado fue sido elegido el gobierno del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Vidal afirma que «la corriente laicista impulsada por el gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero comparte más que de sobra el rancio anticlericalismo de la masonería».

Declara que los masones tienen un papel enorme en la Unión Europea, y como ejemplo, recuerda que «el proyecto de Constitución europea ha sido impulsado por un masón», Giscard D´Estaing, «que ha excluido la mención de las raíces cristianas del continente y además ha insistido en la existencia de un artículo que somete las iglesias a las distintas naciones pero libra de esa obligación a las "organizaciones filosóficas"».

Vidal es doctor en Historia, doctor en Filosofía, doctor en Teología y licenciado en Derecho. Es profesor de Historia en la Logos University de Estados Unidos.

--¿Qué personalidades más destacadas en España eran y son masones y muy poca gente lo sabe?

--Cesar Vidal: La lista sería demasiado amplia y algunos, solo algunos, aparecen mencionados en mi libro «Los masones». Baste decir como meros botones de muestra que el Gran Maestre del gran oriente español es el doctor Josep Corominas, diputado del PSOE; que la comisión especial de cinco miembros que consolidó a Felipe González como secretario general del PSOE contaba con tres masones entre sus miembros (uno de ellos futuro presidente del senado) y que el abuelo de Rodríguez Zapatero era masón.

--¿Se podría decir que está detrás la masonería de la corriente laicista que se está dando en España?

--Cesar Vidal: Lo que se puede decir sin temor a exagerar es que la corriente laicista impulsada por el gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero comparte más que de sobra el rancio anticlericalismo de la masonería.

--¿Qué papel tiene y puede tener en la Unión Europea?

--Cesar Vidal: Enorme si se tiene en cuenta que el proyecto de Constitución europea ha sido impulsado por un masón que ha excluido la mención de las raíces cristianas del continente y además ha insistido en la existencia de un artículo que somete las iglesias a las distintas naciones pero libra de esa obligación a las «organizaciones filosóficas».

--¿De qué manera ha estado presente en la historia de España del último siglo?

--Cesar Vidal: Repetida y lamentable. A la masonería hay que atribuir un papel muy relevante en los procesos independentistas de Cuba y Filipinas, en las campañas anticlericales y laicistas, en la erosión de la monarquía parlamentaria de la Restauración recurriendo incluso al terrorismo, en la proclamación de la segunda república y, muy especialmente, en la redacción de una constitución republicana que creó una fractura social que llevó a la guerra civil.

--¿Podría hablarnos sobre hechos concretos donde se compruebe su lucha contra el catolicismo?

--Cesar Vidal: Esa es la historia de la masonería desde el siglo XVIII, pero baste recordar, a título de ejemplo, que Rodolfo Llopis, masón y socialista llegó a secretario general del PSOE- impulsó la legislación educativa anticristiana de la segunda república o que escándalos como el de la Banca Ambrosiana estuvieron vinculados directamente a la acción de masones.

--¿Cuáles fueron sus orígenes?

--Cesar Vidal: Los verdaderos orígenes de la masonería se encuentran a finales del siglo XVII e inicios del XVIII cuando grupos de personas atraídas por la gnosis ocultista fundan lugares de reunión en los que, supuestamente, se transmite la misma. Por supuesto, ellos apelan a unos orígenes que llevan a las religiones paganas, a la gnosis, a un inexistente personaje de la época de Salomón e incluso a los druidas.

--¿Cuáles son sus rasgos más característicos, sus fines y su estructura actual? ¿Es una religión?

--Cesar Vidal: Aunque los masones lo nieguen, lo cierto es que la cosmovisión masónica no es la propia de una sociedad filantrópica como afirman a menudo, sino la de una religión. Esa circunstancia explica, precisamente, las condenas repetidas de la Santa Sede y las de otras confesiones cristianas que consideran incompatible la pertenencia a la masonería con el cristianismo.

La masonería podría definirse como una sociedad secreta, con una estructura iniciática, una cosmovisión gnóstica y un despliegue vivencial que facilita el que sus miembros se ayuden a la hora de ocupar puestos de importancia en la sociedad.

--¿De qué porcentaje de masones estamos hablando en la actualidad?

--Cesar Vidal: Sin duda, muy reducido. En Francia se afirma que no superan el 0,6 % de la población. Sin embargo, eso no ha impedido que controlen la Internacional socialista o que se hayan extendido en la misma derecha a través de personajes como Giscard D´Estaing.

--¿Dónde están presentes los masones en los puntos neurálgicos de nuestra sociedad, sobre todo en círculos económico, políticos, intelectuales y en los medios de comunicación?



--Cesar Vidal: Hay sectores que siempre han sido objeto de interés para los masones. Por supuesto, la política donde controlan la internacional socialista y han entrado poderosamente en partidos de la derecha. No es menor su peso en el mundo de la comunicación y, muy especialmente, su interés en la enseñanza, la justicia y las fuerzas armadas.

En Francia, por ejemplo, el «affaire des fiches» puso de manifiesto hasta qué punto se ascendía a oficiales masones y, por el contrario, se bloqueaba la promoción de los católicos.



Solidaridad.net

Imprimir artículo
Suscríbase a nuestro boletín

Buscar en esta web

Suscríbete a nuestro boletín

Agenda

    No hay actos programados para las próximas fechas

Aula Malagón - Rovirosa
Red de Casas de Cultura y Solidaridad