Los niños en la guerra de Siria, no van a la escuela

En Siria llega el Adviento y la Navidad en medio de la violencia y el miedo. El arzobispo maronita de Damasco hace un llamamiento a la paz.

Ofrecemos la traducción al español de una carta que el arzobispo maronita de Damasco Samir Nassar ha enviado a Aleteia con un dramático llamamiento por la paz:

La violencia constante conmocionó, el lunes 11 de noviembre, a los pequeños de nuestras escuelas: cuatro muertos y 26 heridos. Después de esto, las familias se han negado a enviar a sus hijos al colegio. Prefieren verlos vivos y perder un curso escolar.

Algunas escuelas han desafiado al miedo abriendo sus puertas… Este lunes 18 de noviembre, los obuses mataron a cuatro profesores que tuvieron la valentía de venir (dos profesoras y un profesor en una escuela armenia católica y una profesora en la escuela de las Hermanas de Besançon).

Su despedida se celebra el martes 19 de noviembre, día de la clausura del Año de la Fe en Damasco, que toma un sentido más fuerte con estos cuatro mártires de la fe. ¡Qué buen testimonio !

La enseñanza y la educación siempre han sido un activo fuerte de los cristianos de Oriente, que tienen esta misión educativa al servicio de las sociedades orientales, misión cumplida en colaboración con las congregaciones religiosas occidentales llegadas a Oriente hace más de 160 años, esencialmente de Francia.

La probable celebración de Ginebra 2 para encontrar una solución pacífica al drama sirio, ha duplicado la violencia. El miedo se apodera de las mentes…

Este pequeño pueblo que ya no entiende nada de esta guerra absurda que dura ya tres años se confía a la Providencia y pide la ayuda de las personas de buena voluntad para detener este río de sangre que engulle a los niños, a sus profesores y a inocentes de cualquier rincón…

Un proyectil cayó sobre el coche de una familia de seis personas que intentaba huir de los proyectiles; encontraron la muerte juntos, excepto la mamá, que había ido a buscar el agua para el viaje… ¿Quién podrá consolar a esta triste mamá?

El balance de esta guerra es tan pesado…

Sean cuales sean los resultados de Ginebra 2, el precio pagado por adelantado ya ha sido enormemente mayor y más caro…

Este calvario ha durado demasiado… Esta cadena de oración lanzada por el Papa Francisco en todo el mundo nos sostiene, pero ¿podría llevar a la paz en esta tierra de Siria que fue desde los albores de la historia un oasis de diálogo, de tolerancia, de acogida y de cohabitación cultural, étnica y religiosa ? ¿Veremos en esta tercera Navidad de sufrimiento el canto de los ángeles convertirse en realidad ?

Fuente: Aleteia/InfoCatólica