Miércoles 17 Enero 2018

Reflexión sobre el paro juvenil

En la actualidad España ya cuenta con más parados que nunca, 6,2 millones, la tasa de desempleo supera el 27%, entre los jóvenes el 57%, y el mercado laboral apenas baja el ritmo de destrucción de empleo: 322.300 menos de puestos de trabajo.

Cada vez es más difícil encontrar empleo. Ya no solamente es un requisito imprescindible (hace años) contar con el graduado escolar o el bachillerato- para acceder a un puesto de trabajo, sino que con la actual crisis económica cada vez solicitan más.

  1. Para acceder a un puesto de trabajo te solicitan:
  2.   Idiomas
  3.   Informática
  4.   Máster, doctorados (que hay que pagar)
  5.   Tres o cinco años de experiencia

Y todo ello, por supuesto, siendo menor de 30 años. Es desolador ir al INEM y ver las largas colas que dan la vuelta al edificio para solicitar inscribirse, renovar la demanda o sellar la ya existente. Más de un millón de jóvenes se encuentran en esta desesperada situación. Te planteas los 3 o 5 años invertidos en estudiar una carrera y piensas..donde emigrar.

Cada vez más empresas utilizan fórmulas más bien rastreras y que rozan la explotación pero que están dentro de la legalidad para emplear a jóvenes. Ejemplo de este tipo de contratos son:

>> Contrato en prácticas, por el cual te contratan como becario. Pagándote unos 500 euros por un trabajo que realizas con el mismo horario y funciones que cualquier otro empleado pero que el becario cobra a la mitad. Puede prorrogarse hasta los 2 años y en la mayoría de las ocasiones las empresas en vez de si están conformes contigo contratarte y hacerte indefinido toman a un nuevo becario y así continúa el ciclo.

>> Contrato por circunstancias de la producción, está pensado para un período concreto por el que las circunstancias de la producción son elevadas. Muchas empresas toman este contrato usualmente realizando dicho contrato con sucesivas prórrogas hasta que al terminar el año que es el tiempo que el Gobierno entiende que pueden darse unas circunstancias, despiden a esa persona y contratan a otra siendo realmente un puesto fijo el que hay que cubrir.

>> Otro ejemplo más de ello es contratar por menos horas de las que realmente realizas, no pagarte las horas extras, cambiarte el horario laboral, etc. Todas estas prácticas están dentro de la legalidad pero, ¿son legales moralmente?, ¿todo vale?

Como joven desempleada en la actualidad lo siento pero no, no creo que esto deba ser así. Creo que hay que plantearse que tenemos que cambiar un sistema que permite este tipo de situaciones dejando indefensos a tantos jóvenes que pretenden abrirse un porvenir.

Hay que cambiar esta situación ya que sino el mensaje que tendremos que darle a nuestros hijos es tremendamente desolador.

Carta de una joven en paro.

buscar

@solidaridadnet