Sábado 20 Enero 2018

Francisco y un proyecto educativo global

La propuesta de Scholas Labs, impulsada desde el Vaticano, busca promover integración social e inclusión generalizada a partir de la educación y la tecnología

Una noticia destacada de las últimas semanas ha sido la puesta en marcha de un proyecto educativo de dimensiones globales que se sirve de los avances de la tecnología de las comunicaciones. Ha sido el papa Francisco el que ha logrado impulsar la propuesta, llamada Scholas Labs, que abre expectativas inéditas en el escenario mundial, pues aspira a alcanzar a todos los chicos que habitan el planeta con el fin de promover una positiva integración social y una inclusión educativa generalizada.

 

Se trata de un emprendimiento sin fines de lucro, en el cual se han comprometido tecnólogos del más alto nivel, que posibilite una red eficaz para nuevas vías del aprendizaje. Uno de los directores de la citada red es José María del Corral, hombre clave de la escuela inclusiva pensada por el Papa. Scholas Labs se constituye, así, en un instrumento acelerador de proyectos diseñados en el Vaticano, que ha buscado aliarse con emprendedores capaces de encontrar otro tipo de soluciones para los problemas del desarrollo educativo.

La noción de Scholas ha originado otros tres conceptos que se vinculan: la "Scholas del hogar", que procura encontrar puentes de contacto con los menores de edad mediante los aportes de la tecnología, las artes y los deportes; la "Scholas social", plataforma digital educativa, orientada a conectar escuelas y proyectos afines a la enseñanza en el espacio planetario, y por fin la "Scholas de la Educación", virtual aula global cuyo papel es servir a una educación inclusiva. Una cuestión del máximo interés es que esta "aula global" ha sido pensada para conectar a los chicos que están en la periferia de las posibilidades por sus limitaciones (ceguera, sordera, parálisis, autismo), con la mira puesta en lograr que caigan "los muros vitales" que los aíslan del mundo. Este afán admirable de integrar e incluir reclama la presencia de personas de buena voluntad que vuelquen su acción con diversos objetivos a través de campañas de información. Así, el Papa se habrá de ocupar de los valores humanos y educativos; otros tratarán programas de integración destinados a chicos y jóvenes de todas las comunidades; también se desarrollarán proyectos de sostén económico y técnico, y no han de faltar planes de relación de las escuelas entre sí, como parte de una red global, cuya interacción las fortalezca. Sobre este tramado de orden general será factible llegar a la Red Mundial de Escuelas que ha concebido el Papa. En esa red los establecimientos de mayores recursos ofrecerán su apoyo a los que no los posean, de manera que habrán de compartir ideas y medios a fin de acceder a un desarrollo educativo sin excluidos.

La etapa fundacional del proyecto transcurrió entre agosto de 2013 y marzo de 2014. Estamos ahora en la de afianzamiento. La tarea central es la conciencia de los valores y la difusión de ideales de paz en el mundo cuyo símbolo es el olivo, en ocasión de eventos deportivos y artísticos. El primer olivo del proyecto lo plantó el papa Francisco en el Vaticano.

El Papa estima que los sistemas educativos están en crisis porque consideran una realidad que los chicos no captan. Seguramente, es un punto por debatir realmente motivador. En suma, Scholas Labs abre el panorama de una propuesta enriquecedora en sí misma para la educación universal, lo que constituye un aporte digno del mayor reconocimiento. A la vez, habrá de incentivar en los países del mundo iniciativas que perfeccionen y cooperen con los ideales que aquí se proponen

buscar

@solidaridadnet